domingo, 16 de junio de 2013

Ésta fue la última frase de la pola antes de morir


¡Pueblo indolente! ¡Cuan diversa sería hoy vuestra suerte si conocieseis el precio de la libertad! Pero no es tarde. Ved que, aunque mujer y joven, me sobra valor para sufrir la muerte y mil muertes más, y no olvideis este ejemplo (...) Miserable pueblo, yo os compadezco; ¡algún dia tendreis más dignidad!

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada